Palabras de la editora, Elena Morales, en la presentación del libro “Cocinar y flores para decir ‘te quiero’”

Buenas tardes:

Bienvenidos a la presentación del libro Cocinar y flores para decir 'te quiero', la primera obra publicada por Nieves Rosa Rodríguez Marante, Vivi para los amigos. 




Afirma la terapeuta Catherine Marcotoune (en su libro Pinceladas) que el éxito de una vida se mide por el número de caras que sonríen a su alrededor.

Yo hoy veo aquí muchas caras sonrientes, así que Vivi, así ya de entrada te puedo asegurar, pase lo que pase con este libro, que tu vida es ya un éxito.
Antes que nada tengo que decirles que para mí es un placer estar aquí en esta tribuna, junto al cocinero Juan Manuel Lorenzo y también es un orgullo haber podido incorporar este libro al catálogo editorial de Escritura entre las nubes.

 

Cuando publico un libro de un género o vertiente diferente a los publicados con anterioridad, suelo anunciar en las presentaciones (porque realmente así lo considero) que ese libro inaugura una nueva sección en nuestro catálogo.

Así, del mismo modo que he anunciado en otras ocasiones, podría comentarles hoy que esta obra inaugura una nueva sección de libros de recetas de cocina; o continúa nuestra serie de libros de aforismos o frases, o la de nuestros libros de fotografías, o la de nuestros libros de memorias…

Pero no voy a decirles nada de eso porque les estaría mintiendo. No habrá una serie de libros como este porque esta obra es singular, inclasificable, única.

Y es que, en realidad, en este volumen se aglutinan 5 obras en una. 
Por un lado, presenta más de 60 frases o citas en torno al mundo de la cocina, el mundo de las plantas, pero sobre todo en torno a la filosofía de la vida. Una selección que recoge palabras de grandes chefs, filósofos, escritores y eruditos; también hay muchas citas anónimas y famosas, como el proverbio árabe que inspiró el título de este libro: «Cocinar es una forma de decir te amo» (cuando la leí, leí el manuscrito y conocí a Nieves Rosa le sugerí el título que hoy rotula la obra porque creo que resume a la perfección lo que encontrarán en sus páginas).

Comenta Hernry W. Berchet: «Las flores tienen una influencia misteriosa y sutil sobre los sentimientos..., análogamente a ciertas melodías musicales, relajan la tensión de la mente y disuelven en un instante su rigidez». La pasión por las plantas de Nieves Rosa no es menor que su pasión por la cocina, por eso no podía faltar en este legado tan puro tan auténtico como este que nos regala. Son fotografías de flores tomadas desde un punto de vista artístico y estético, porque el conjunto de esta obra ante todo busca la belleza. 


Cocinar y flores para decir 'te quiero' es un libro de historias autobiográficas y de gratitud. Nieves Rosa se despoja de todas sus armaduras y con la excusa de revelarnos nuevas recetas nos habla de las personas que le han dejado huella: sus padres, su suegra, familiares, amigos, clientes, conocidos. A través de estas recetas vemos la historia de una vida, la historia de una mujer, una mujer emprendedora, luchadora, una entusiasta, y que ha ido dejando una gran cantidad de amistades allá por donde ha pasado.

Hay personas que ordenan sus recuerdos según la banda sonora que escuchaban en cada momento o etapa de su vida. En este caso, Vivi ha ordenado las recetas según estas llegaron a su vida, por tanto son una especie de diario de vida, cuaderno de viaje de la vida.

Es por eso que este recetario vibra, está lleno de emociones, palpita sentimientos en cada una de sus páginas. 
Y por último y lo más importante, lo que ustedes ya saben es un libro de recetas de cocina; pero de cocina yo no voy a hablar porque para ello ya contamos con Juan Manuel Lorenzo. El gran mérito de la autora es haber logrado aunar con éxito tantas facetas en un solo trabajo.

En ese sentido ha sido fundamental seguir un orden, una estrategia compositiva. Para ello hemos contado con el magistral diseño que ha realizado Francisco Naranjo Rodríguez, hijo de Vivi.

 
Cuando ustedes tengan el libro entre sus manos, podrán constatar que entre medio de las recetas se van intercalando un total de 40 páginas (todas ellas pares) donde aparecen en la parte alta las citas a las que he aludido así como deleitarse con las maravillosas fotografías de plantas. Las citas aparecen en color violeta, al igual que los comentarios de la autora referidos a personas, anécdotas, es decir, todos los textos más profundos y hondos o íntimos están transcritos en violeta.

Este violeta, que representa la mezcla de la sensualidad con la espiritualidad, contrasta con el naranja, un color que facilita la digestión y que ha sido elegido para todos los títulos y para los ingredientes de cada receta.

El formato cuadrado, que Platón consideraba una forma perfecta, fue elegido por su carácter armónico, así como por la comodidad a la que dota a la obra para su lectura o su consulta.

Asimismo el volumen cuenta con un índice temático, por lo que podrán buscar rápidamente las recetas de aperitivos, ensaladas, primeros platos, segundos platos, postres y salsas y guarniciones.

En un principio pensamos encuadernar el libro en tapa dura, pero finalmente elegimos las espirales para facilitar su uso en la cocina, para favorecer su manejabilidad. 


 

En resumen, hay mil y unas maneras de utilizar este libro. Podremos leerlo y disfrutarlo tantas veces como queramos: cuando nos apetezca recrearnos con una imagen bella; cuando queramos entretenernos leyendo pensamientos positivos; y, sobre todo, cuando queramos sorprender a nuestros invitados con una comida excepcional, sin tener que realizar grandes esfuerzos porque todas las recetas que habitan en este libro están pensadas para ser realizadas sin la necesidad de disponer de grandes conocimientos culinarios.

Cocinar y flores para decir 'te quiero' es un libro que debería estar en un atril en cada una de nuestras cocinas para inspirarnos con su gran variedad de recetas, pero también con el concierto de colores y armonía que desprenden sus bellas instantáneas, así como para llenarnos de la alegría y el optimismo que desprenden las citas.

Pienso que a Nieves Rosa le ha pasado algo así como lo que comenta Alejandro Jodorosky cuando dice: «Aunque no sabes qué es lo que buscas, lo que buscas te busca».
El criterio con el que ha creado su libro no responde a una lógica rotunda, responde más bien a una concatenación de sentimientos. Porque más que ante un recetario estamos ante una obra que es un legado de amistad y amor. Y es que Nieves Rosa ha seguido la premisa de Deepak Chopne: «Confía en lo que sientes más que en lo que piensas». Por todo ello, me gustaría que se acercaran y se zambulleran en estas páginas poco a poco, de un modo relajado, dejándose llevar por su intuición.

Les invito a que jueguen, experimenten, sueñen, descubran, dialoguen con sus seres queridos alrededor de una mesa y, como Nieves Rosa, les digan una y otra vez que los quieren, porque como dejó escrito Mark Twain: «Dentro de veinte años, estarás más decepcionado por lo que no hiciste que por lo que hiciste, así que explora, sueña y descubre». 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario