15/9/18

"Último vuelo hacia el ocaso", de Domingo Batista Marrero, se presenta el jueves 25 de octubre en el Centro Cultural Los Cristianos

Se trata de una novela corta llena de crudeza y dramatismo que ha visto la luz en Escritura entre las nubes

El autor indaga en la enfermedad y en la muerte en esta obra colmada de belleza y sensibilidad




Escritura entre las nubes ha lanzado Último vuelo hacia el ocaso, de Domingo Batista Marrero, una novela corta llena de crudeza y dramatismo. Esta obra se presentará el jueves 25 de octubre, a las 19:00 horas, en el Centro Cultural de Los Cristianos, en Arona (Tenerife).

«Pronto ambos emprenderemos el vuelo, viejo amigo». Así se dirige Shark a la garza que mantiene cautiva en su habitación del hospital residencial privado de Blackswamp, mientras la alimenta y palia su soledad.

Entre tanto, la hermana Marie conduce su Toyota desde Miami hasta ese pueblo pequeño perdido en los Everglades. Su misión será acompañar al viejo y enfermo Shark durante los últimos días de su vida. ¿Logrará entenderse con este hombre rudo, descortés e irrespetuoso?

Domingo Batista Marrero indaga en la enfermedad y en la muerte en su segundo libro en solitario, Último vuelo hacia el ocaso, una novela que rezuma belleza y sensibilidad y con la que el autor logra tocar lo más profundo de nuestras entrañas.

Trayectoria

Domingo Batista Marrero nació en 1982 y es natural de Las Cuevecitas, un pueblo de la zona alta del municipio de La Candelaria, Tenerife. Realizó estudios de Náutica en la Universidad de La Laguna. A los doce años comenzó a escribir rimas de canciones para reírse con sus amigos. A partir de los catorce comienza a escribir poemas y monólogos. Una noche de 2015 se propuso escribir algo más largo y se dijo a sí mismo: «Si llego a cien páginas ya tengo un libro». Así, ideó un guion mental que luego apuntó en una libreta; durante un año redactó el plan que se había trazado hasta culminar su primera novela: El eco de las olas. Esta obra vio la luz en una autoedición en 2017 y fue presentada en la Biblioteca de Candelaria. Ha sido merecedor del primer premio de la 2º Edición del Concurso Literario del Ayuntamiento de Candelaria (2017) con el relato «Pasar por la Vara», que versa sobre una antigua tradición canaria. Colaboró con un relato en el libro colectivo Un mundo de historias 2 (2017), que cuenta la historia de vida de veinte pacientes con cardiopatías congénitas y diecisiete historias de la actualidad del libro nº 1, para animar a las familias que padecen esta enfermedad. En Escritura entre las nubes ha visto la luz su novela corta Último vuelo hacia el ocaso.
 

14/9/18

El poemario "Los espacios que ocupo", de Dunia Arrocha Hernández, se presenta el 10 de octubre en Lanzarote

En esta obra el espacio se convierte en una constante metáfora del sentimiento

El volumen cuenta con ilustraciones de Reyes Arrocha



Los espacios que ocupo, la obra con la que Dunia Arrocha Hernández ha irrumpido en las lides literarias de Canarias, se presenta el 10 de octubre, a las 18:00 horas, en el Museo Aeronáutico del Aeropuerto de Lanzarote. El volumen, que ha visto la luz en Escritura entre las nubes, cuenta con ilustraciones de Reyes Arrocha Hernández y una foto artística en la contraportada de César Benítez Peña.

Los espacios que ocupa Dunia Arrocha Hernández están llenos de recovecos, matices, música, oxímoron, dolor y ternura. El espacio es, en este libro, una constante metáfora del sentimiento: es el desconsuelo de la soledad, un amanecer lleno de interrogantes, pero también una puerta abierta al pájaro de la imaginación. El espacio puede recubrirse de sangre o ser tan purificador como la espuma del agua del mar.


En opinión de Elena Morales en el prólogo de la obra: «Gracias a la sorprendente capacidad empática de la autora, una única voz poética —que se transforma o se trasmuta para adaptarse a cada circunstancia, experiencia, suceso o tragedia que desea transmitirnos— recrea las múltiples existencias que habitan en estas páginas, con el fin de cuestionar e indagar en los sentimientos quebrados (vergüenza, remordimiento, soberbia, deshonra, horror, impotencia, espanto…) que conforman los distintos pliegues de la vida».

Asimismo, la editora añade: «La poeta pone ante nuestros ojos distintos aspectos de las trayectorias de individuos cuyo tránsito por este mundo no ha sido fácil, personas anónimas que han tenido que enfrentarse a situaciones difíciles o, incluso, dramáticas, pero que, en cualquier caso, se han visto obligadas a luchar para sobrevivir; y, cuando lo consiguen (pues no son pocas las que, en su inherente fragilidad, perecen en el intento), en esta lucha, sin vuelta atrás, han aprendido que la única vía posible para el ser humano es esa que le lleva a encontrarse cara a cara consigo mismo». En la introducción de este poemario, Dunia Arrocha Hernández comenta: «Me gusta atravesar las palabras para renacerlas bajo moradas donde su significado es algo más que una racha de sílabas en movimiento. Detesto las letras que solo sirven para rellenar hojas. De ahí que las fuera hilvanando unas veces volviendo a mi tierra árida donde el camino se hace dolor deshojando recuerdos; otras, en el placer de ver la luna asomarse por mi ventana o el creerme tocar los rayos de las estrellas y, así, fui cosiendo en la ignorancia de mi silencio cientos de versos, hasta que un día, con apenas nueve años, dejé marchar mis alas, y las dejé marchar para que se hicieran vida en el papel: nacieron mis primeros poemas».

 

Trayectoria de la autora 
Dunia Arrocha Hernández nació en Lanzarote (Islas Canarias). Con nueve años gana el certamen Platero y yo del colegio Sanjurjo Maneje; en 1982 recibe el primero, segundo y tercer premio del concurso de poesía San Borondón del Instituto Agustín Espinosa y al año siguiente el primer premio del Concurso Tinglado lunático del Ayuntamiento de Arrecife. Dedicada a su trabajo y a sus hijos, pero sin abandonar la escritura, deja de participar en eventos hasta 2010, cuando se presenta al concurso Otoño 2010 de la revista digital Poesía+Letras, perteneciente a la editorial Prensa Canaria, en el que obtiene el primer premio en las modalidades de Poesía y Microrrelatos. Gana en dos ocasiones el Concurso de Poesía Inocencia Páez, que se organiza en la isla de La Graciosa en sus ediciones III (2013) y V (2015), siendo sus poemas recitados ante Nuestra Señora la Virgen del Carmen dentro de las fiestas en su honor. En la tierra de su abuelo, la Villa de Teguise, gana en 2016 la VI Edición del Certamen de Arte Emergente en la modalidad de Poesía de la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento. «Me gusta la gente que se mueve entre lo cotidiano y los sueños, las que no terminan las frases con un punto y final —comenta Dunia Arrocha y añade—: Soy de las que escucha y aprende y haciendo de mi lápiz el latir de mi corazón para nacer letra en mis poemas. Así soy yo...».

1/9/18

Héctor José Rodríguez Riverol crea “un universo de entrega absoluta salpicado de sensualidad” en su nuevo libro de poemas, “Durante el petricor”

El volumen está prologado por Lucía Rosa González

La obra se presentará en Santa Cruz de Tenerife el miércoles 12 de septiembre





«Petricor» es un nombre dado al olor que produce la lluvia al caer en los suelos secos, equivalente al popular «tierra mojada», circunstancia que espolea la creatividad del escritor palmero Héctor José Rodríguez Riverol y que ha motivado la creación de su nueva poemario: Durante el petricor.

El volumen cuenta con 130 poemas, repartidos en cinco bloques, y 28 ilustraciones del propio autor. Asimismo, la obra, que acaba de ver la luz en Escritura entre las nubes, está prologada por la escritora, poeta y dramaturga Lucía Rosa González, quien afirma: «Héctor impregna su voz de intimidad; crea un universo de entrega absoluta salpicado de sensualidad...»; y añade: el autor «arriesga con apasionamiento, tanto en los poemas en verso libre como en los textos en prosa, con la intención de exorcizar en primera persona los estigmas de un idilio tormentoso».

Este libro se presentará el miércoles 12 de septiembre, a las 18:30 horas, en la MAC de Santa Cruz de Tenerife (calle Robayna, 2, esquina calle Castillo).

Héctor José Rodríguez Riverol explica en la introducción a su obra: «En esta caja de Pandora, que osé destapar para ofrendarte, anida y palpita un colorido prado de pensamientos. Una pródiga cosecha de sentimientos, donde florecen mi particular visión de la vida y la poesía en desbordada afluencia, motivadas por la melancolía que me produce el aroma de las primeras gotas de lluvia al caer sobre la sequedad del suelo. Interiorizando las experiencias, acogiéndolas en mi ser y creciendo gracias a ellas. Consciente de que el mundo es reflejo de mis pensamientos y de que cada momento es oportunidad, es cosmos del instante que nace, es una representación de mi percepción y emociones, es la experiencia de este, mi periplo».

Lucía Rosa González comenta en el prólogo del libro: «Héctor nos advierte de las intuiciones que lo mueven a verbalizar sus conflictos a través de la acción poética y se estremece dotando tales circunstancias de melancolía lírica, no solo las propicias sino las que la adversidad le confiere».

Asimismo, esta profesora, poeta y dramaturga apunta: «A pesar del deleite, de traspasar el campo del lenguaje, se arroja a un mundo lírico confiando en las palabras, su palabra, él, “cándido bardo”. Resulta reveladora la capacidad imaginativa del autor para seleccionar de su constelación emotiva la materia real o ficticia, tan ventajosa como indispensable en su escritura; libre con el uso de imágenes, pero bajo el dominio de la pasión». Y concluye: «Esta retórica se nutre de una realidad vital que se convierte a su vez en la interiorización del procedimiento poético, fruto de la indagación metafórica, utilizando como armoniosa concordancia tal licencia».


Trayectoria del autor
 

Héctor José Rodríguez Riverol nació en La Palma, Islas Canarias, España, en otoño de 1974. En diciembre de 2016 vio la luz su ópera prima literaria Amor, subjetivos teoremas. Ha participado en diversos encuentros de escritores canarios y algunos de sus poemas figuran en distintas antologías poéticas nacionales e internacionales. Logró el segundo Premio en el Concurso Internacional de Poesía en Honor a La Paz, Museo Casa del Faro, Quequén, Buenos Aires, Argentina en enero de 2018. Trabaja como músico y compositor en diversas formaciones. Ha publicado hasta la fecha siete trabajos discográficos en solitario, bajo el seudónimo Acheseté (o HCT), los cuatro últimos en plataformas digitales. En la actualidad es miembro del conjunto de espectáculos musicales Forever, F&F (Flavia Cruz y Forever) y Trío Skalamardo. En Escritura entre las nubes acaba de ver la luz su nuevo poemario, Durante el petricor.